13 de noviembre de 2016

Tramp


Ahora quieren hacernos creer que no todos los que votaron por Trump son racistas o xenófobos, que mantuvieron ocultas sus preferencias electorales porque la izquierda se niega a debatir y lo único que hace es tacharlos de ignorantes y nazis. Yo me pregunto qué otra motivación pudo haber detrás de un voto dedicado al magnate que no sea la del odio o la  del nacionalismo revanchista. ¿Será que su plataforma económica los convenció? ¿Su propuesta de política internacional? ¿su éxito en los negocios? ¿su moral intachable? No permitamos que nos engañen, apoyar a un fascista xenófobo y misógino, nos vuelve indirectamente, fascistas, xenófobos y misóginos. Los defectos de Hillary son graves, es cierto, pero no puede afirmarse que apostarle a un completo idiota tiene más que ver con su proyecto de nación que con los odios que remueve el interior de las masas ignorantes. Los votantes que eligieron a Trump lo hicieron porque sienten amenazados su privilegios de género y de raza. ¿Desde cuando, además, los demagogos proponen algo más que la venganza?


No hay comentarios.:

Publicar un comentario